7 marzo, 2018

Plasma Rico en Plaquetas

¿Qué es el Plasma Rico en Plaquetas?Plasma Rico en Plaquetas

Es un concentrado de plaquetas en un pequeño volumen de plasma, mayor que el que circula normalmente en sangre (200.000 plaquetas/µL), con el consiguiente aumento del número de Factores de Crecimiento Derivados de Plaquetas.

Se compone de suero, leucocitos, plaquetas y factores de crecimiento, pero aunque la presencia conjunta de todos estos elementos favorece la acción del PRP, los elementos fundamentales son los factores de crecimiento, que ejercen la función de regeneración del lecho donante y que, en líneas generales, son el factor de crecimiento de origen plaquetario (PDGF), el factor de crecimiento de transformación-beta (TGF-beta), el factor de crecimiento fibroblástico (FGF), el factor de crecimiento similar a la insulina (IGF), el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) y el factor de crecimiento epidérmico (EGF).

Los factores de crecimiento son proteínas que actúan, primordialmente, en una serie de procesos biológicos que favorecen la migración, crecimiento y morfogénesis celular, la angiogénesis, además de la síntesis y deposición de la matriz extracelular facilitando los procesos de regeneración tisular.

El PRP se obtiene por centrifugación de la sangre venosa y concentración de las plaquetas en el suero sanguíneo.

Alrededor del 95% de la práctica médica que ofrece PRP lo obtiene del centrifugado único o doble de los tubos de sangre extraídos de una vena periférica. La ventaja es que es muy simple su obtención, la desventaja es la grandísima variabilidad de un paciente a otro, o en el mismo paciente de un día a otro, en la cantidad de PRP influenciado por múltiples factores, como la hidratación del paciente, las enfermedades subyacentes del paciente, la ingesta de antinflamatorios no esteroideos (AINES),…

NO existen riesgos de infección o transmisión de enfermedades y NO existe ningún caso descrito de carcinogénesis debida a PRP.

 

¿Existen diferentes tipos de PRP?

Por supuesto. Hay grandes diferencias entre los diferentes métodos de obtención de PRP, y no sólo en el color de la muestra obtenida, roja cuando hay cantidades importantes de glóbulos rojos y células blancas sanguíneas, que provocan mucha más inflamación y dolor, y menos capacidad de regeneración en el tejido lesionado; y amarilla cuando carece de ambas células pero tiene mayor propiedad regenerativa y menos inflamatoria local. En cuanto a la centrifugación, la simple no obtiene más plaquetas que la sangre basal (215000 plaquetas/µL frente a las 200000 plaquetas/µL de la sangre), la doble obtiene casi el doble de las que tiene la sangre basal (461000 plaquetas/µL ) y nuestro método obtiene 4-5 veces más que las de sangre basal (>1000000 plaquetas/µL).

 

¿Por qué nuestro método de obtención es el mejor?

  • Capacidad de ajustar el proceso para obtener la cantidad exacta de PRP que necesitamos para la regeneración del tejido enfermo, asegurándola en cada paciente, independientemente de sus patología coadyuvantes o ingesta de medicamentos (>1000000 plaquetas/µL)
  • Superar con creces las concentraciones de PRP de los centrifugados simples o dobles (10 veces más factores de crecimiento que la sangre basal y 3-4 veces más que los centrifugados).
  • Personalizar el tratamiento según la patología del paciente.
  • Espaciar las sesiones, separándolas una de otra 3-4 semanas, y no semanalmente.
  • Disminuir considerablemente el número de sesiones necesarias para la regeneración del tejido.

 

¿Cómo es el proceso de obtención e infiltración del PRP?

Canalizando una vena de su antebrazo, en condiciones de asepsia, que  luego conectamos al aparato de extracción, realizándose automáticamente el procesado y aislamiento del PRP hasta conseguir la cantidad necesaria previamente calculada según su patología.

El retorno de los glóbulos rojos y el suero, al paciente, se realiza desde el aparato de extracción a través de la misma vía venosa, una vez finalizada la extracción.

Se infiltra la cantidad de PRP necesario en la zona lesional.

Controlamos las constantes vitales del paciente durante los 30-60 minutos que dura el proceso.