7 marzo, 2018

A qué nos dedicamos

Pasión por la regeneración

Una nueva medicina más natural, eficiente y eficaz, que potencia los mecanismos de regeneración en detrimento de los de reparación. En este sentido, los nuevos conocimientos sobre el uso de las células madre mesenquimales adultas y el de los factores de crecimiento, abre la puerta a sanar los tejidos dañados utilizando mecanismos similares a los que de forma natural usa el organismo para la renovación de las poblaciones celulares que van envejeciendo y que deben ser sustituidas por otras que suplen su función.

Hasta ahora, todos los mecanismos que usábamos en Medicina favorecían los mecanismos de reparación en lugar de los regenerativos. De hecho, muchos de nuestros tratamientos tradicionales se fundamentaban siempre en cortar los procesos inflamatorios de la forma más radical posible, con lo que, en la mayoría de los casos conseguíamos reducir los fenómenos neoformadores en favor de los meramente reparativos.

Actualmente, la tendencia debe ser justo la contraria, hacer que predominen los fenómenos regenerativos sobre los meramente fibroblásticos ya que en ello va la recuperación de las capacidades funcionales tisulares intactas que tenía el tejido antes de lesionarse.

El organismo debe sustituir las células lesionadas o muertas y reparar los tejidos para la supervivencia. Las células lesionadas supervivientes pueden multiplicarse lo suficiente para reemplazar a las células muertas, siempre y cuando reciban los estímulos adecuados.

Las circunstancias por las que un tejido cicatriza en vez de regenerarse dependerá del contenido de células y señales estimuladoras necesarias para la regeneración. Por lo tanto, uno de los objetivos es facilitar el ambiente externo adecuado, modificar el pH, reequilibrar la presión parcial de O2 tisular y estimular a las células regenerativas desde el momento inicial de la lesión.

Para estimular la renovación tisular de una lesión o patología, la Medicina Regenerativa emplea sobre todo dos tipos de materiales:

  • Proteínas y citokinas llamadas genéricamente Factores de Crecimiento.
  • Células Madre Mesenquimales Adultas.

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) contiene los factores de crecimiento y aceleración de la curación, obtenidos desde su propia sangre venosa para incrementar la habilidad natural de su propio organismo de recuperación. Sus capacidades de regeneración de tendones, ligamentos, cartílago y músculos son ampliamente conocidas por multitud de artículos científicos que avalan su eficacia y efectividad.
Son efectivos por el efecto estimulante sobre las propias células madre del tejido lesionado, haciendo que trabajen más duro y rápido en curar la lesión.

La ventaja de nuestro sistema de obtención de PRP sobre los métodos tradicionales de simple o doble centrifugado es que obtiene una concentración de plaquetas muchísimo más elevada que los ellos, aumentando el efecto óptimo de regeneración, con lo cual disminuye el tiempo de tratamiento, se puede reincorporar antes a su actividad y el coste es mucho menor.

Las Células Madre Mesenquimales Adultas (CMMA) son células de nuestro organismo con la capacidad de renovarse a sí mismas y de diferenciarse en células más especializadas (cartílago, hueso, músculo, tendón, grasa,…). Se encuentran en varios tejidos de nuestro cuerpo, preparadas para sanar el daño tras una lesión. El envejecimiento y las grandes lesiones, bien agudas o crónicas, hacen que el número de estas células sea insuficiente para curar completamente el tejido lesionado. Nuestro procedimiento de aislamiento de CMMA soluciona este problema, extrayendo el número adecuado de ellas del tejido graso abdominal o de la médula ósea de cresta ilíaca, concentrándolas y reinyectándolas en el área lesiva para acelerar el proceso natural de curación.

Un gran número de patologías pueden ser tratadas con nuestro método de obtención de CMMA, siendo el tratamiento de elección para muchísimas lesiones, antes de decantarse por la opción quirúrgica